Visión histórica

Visión histórica

Los historiadores nos dicen que la dinámica de la hidroterapia de colon, o en su forma básica, enema, primero fue utilizado por los egipcios. El lavado de colon se registró en 1500 A.C. en el documento antiguo, Ebers Papyrus, y el papiro de Edwin Smith (C. 1700 A.C.), ambos dan instrucciones para el uso de enemas. Hipócritas, en el 4to y 5to siglo A.C., registro usar los enemas como terapia para la fiebre. El evangelio de Essene del tercer siglo indica, “La inmundicia dentro es mayor que la inmundicia fuera, pero dentro sigue siendo sucio, es como una tumba que hacia fuera está pintada, pero dentro está lleno de todo tipo de inmundicia y horribles abominaciones.” A fines del siglo diecinueve y principios de siglo 20 con el advenimiento del caucho y del plástico, el enema dio paso a la FDA y las normas y estándares de seguridad en los equipos de hidroterapia de colon.

El Dr. Kelloggen 1917 divulgó en el American Journal of Medicine que en el tratamiento de la enfermedad gastrointestinal en más de 40.000 casos, él había utilizado cirugía en veinte casos solamente. El resto fue tratado con la limpieza de los intestinos combinados con dieta y ejercicio.

La hidroterapia del colon ganó eventual la atención de James A. Wiltsie, M.D. que afirmó “nuestro conocimiento de la normal o anormal fisiología del colon y su patología no ha aumentado al mismo paso que la de muchos órganos y sistemas del cuerpo. Manifestó, “mientras continuemos asumiendo que el colon se encarga de sí mismo, vamos a permanecer en completa ignorancia, quizás el colon es la fuente más importante de los problemas de salud en todo el cuerpo.”